La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

De la misma forma que la historia de Algarrobo está ligada a la de la fortaleza de Bentomiz, todo parece indicar que el mismo patrón es aplicable a Sayalonga, cuyo origen es confuso. El nombre, de raíz latina, así como el de Corumbela, núcleo anejo del anterior y en cuyo término 
municipal se sitúa, hace pensar en algún enclave romano y quizá posteriormente visigodo, aunque no han sido encontrados datos que así lo confirmen. Hacia el este de la villa se encuentra el cerro de la Rábita de kilina. Sayalonga (672 m) y cerca de ella el asentamiento de Ratarxix hoy despoblado. La rábita era un santuario o convento de monjes guerreros que debieron introducir los árabes a partir del siglo XI y desde el que vigilarían la comarca.
Si bien no existen antecedentes claros de Sayalonga tal como la conocemos en la actualidad, sí los hay de Ratarxix. Al crearse la diócesis de Málaga en 1505 se cita la parroquia de Ratahis y su anexo Sayalonga. En Ratarxix nació en el siglo XVI el poeta Alí ibn Ahmed ibn Muhammad Al-Hasni o El Hasani, que compuso una historia de La Meca, y en sus poemas inmortalizó a los gobernantes de Málaga. 
Tras la toma de Vélez-Málaga, Sayalonga también se rinde al ejército castellano siguiendo el ejemplo de los demás núcleos de población y es entregada en señorío, junto a Archez y Canillas, al alcaide de los Donceles, que después sería marqués de Comares.
Posteriormente, Sayalonga ve mermados sus derechos y se une a la rebelión de los moriscos con las consecuencias ya conocidas de expulsión de los mismos. 1569 parece ser una fecha decisiva para sus vecinos que se integran al contingente que protagonizó la batalla de Frigliana, en la que fueron vencidos. Es significativo el nombre de loma de Matamoros que existe camino de la Rábita, así como las tumbas de moriscos halladas en los alrededores. Estos colonos encargados de la repoblación son los antepasados de los actuales vecinos, que asimilaron prestamente el arte de abancalar y cultivar los ricos productos que dan las tierras ganadas a los acusados desniveles.