La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La etimología del nombre, Al Borg, nos indica su origen árabe. En tiempos moros se llamó así, trocándose en El Borxe finalizada la conquista, y algún tiempo después Borge simplemente, hasta que en 1961 se le agregó el artículo. Los árabes llamaban Al Borg al lugar habitado por pastores o campesinos, aunque hay quien lo traduce por torre o baluarte.
Con un nombre o con otro, El Borge se caracterizó siempre por ser tierra de hombres rebeldes e independientes. Cuando se produjo el levantamiento morisco se distinguió como foco de rebeldía. Desde El Borge alentaron y ayudaron a sus compañeros de causa facilitándoles la huida hacia la Alpujarra para unirse a los sublevados. El corregidor de Vélez, Alvaro de Zuazo, envió a El Borge una fuerte guarnición para acabar con la rebeldía.
El Borge mantuvo siempre una economía pujante con la explotación de sus viñedos, que dan un fruto de tan excelente calidad que le ha valido al municipio el título de la Capital de la Pasa. La filoxera atacó duramente los viñedos, pero logró recuperarse. Actualmente, la superficie dedicada al viñedo en el término municipal representa más del 40 % del mismo. El vino, no comercializado, es muy apreciado por cuantos lo catan.