La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

VÉLEZ-MÁLAGA

La ciudad está situada a 60 metros de altitud sobre el nivel del mar en la vega del río que lleva su nombre y dista de Málaga 35 kilómetros. La máxima altura del término municipal es el monte de Veas (705 m). Otras alturas son los cerros de Iznate, deSus tierras, la fértil vega de Vélez-Málaga y Torre del Mar, son regadas por el río Vélez al que afluyen los de Rubite, Almanchares, Benamargosa, Almáchar e Iznate, así como los arroyos del Paome, Riachuelo, Almayate y Seco. Las aguas del manantial llamado Valle-Niza son medicinales. El término, que comprende diversos núcleos de población diseminados en su entorno, tiene un alto interés paisajístico al tratarse de una llanura con elevada incidencia visual, salpicada de huertas rodeadas de montes de secano, y cultivos de frutos subtropicales.

HISTORIA

El nombre de Vélez-Málaga parece proceder del árabe Ballix Malaca, que significa roca o fortaleza. La presencia árabe dejó su impronta modelando de alguna manera el núcleo urbano. Preside la fisonomía ciudadana la parroquia de Santa María la Mayor, edificio del siglo XVI quese construyó sobre la antigua mezquita. Algunos investigadores opinan que la iglesia fue fundada el año 50 de nuestra era. Protege el conjunto la Fortaleza, que data del siglo XIII y de la que aún se conservan algunos muros y su Torre de Homenaje, reconstruida en 1970. Desde esta torre se domina la ciudad y sus contornos.La parte antigua de la ciudad de Vélez fue declarada conjunto histórico-artístico en noviembre de1970.

El Barrio de La Villa es el núcleo embrionario de la ciudad. El trazado urbanístico y la arquitectura son de claro origen árabe. Se abría a la ciudad por cuatro puertas, de las que se conservan dos: Puerta Real y Puerta de Antequera.

Cercana a la primera se encuentra la Fuente de Fernando VI, que data de 1758 y es de gran belleza en su conjunto, con ornamentación rococó.

La iglesia del Convento de San José de la Soledad, aunque muy deteriorada, ofrece una fachada de corte manierista del siglo XVII. Fue fundado por fray Antonio de Jesús en 1591. Hoy se ha reconstruido como teatro. Hospital de San Marcos, con un modélico patio mudéjar y un pequeño camarín rococó del XVIII en su capilla.

En el inventario histórico-artístico de Vélez-Málaga cabe citar también la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, de mediados del siglo XVII, reformada posteriormente; la de la Virgen de la Cabeza, de comienzos del siglo XVIII, y la más antigua de San Sebastián, de fines del XV. También, la Casa de Cervantes, bello edificio del último tercio del siglo XVI donde pernoctó el autor de El Quijote en las ocasiones en que visitó Vélez como recaudador.

Dentro de la arquitectura religiosa, son motivo de interés las capillas callejeras, tales como la de Nuestra Señora de la Piedad, la de la Cruz del Cordero, Cruz del Arrabal y la de la Virgen de los Desamparados.

FLORA

La vegetación espontánea es escasa, siendo, por el contrario, un espacio agrícola de elevada productividad. Abunda el cultivo en regadío, subtropicales,frutales y hortícolas, frutos tempranos y flor cortada, ornamentales, etc.

GASTRONOMÍA

La cocina veleña presenta una variedad muy rica en sabores de origen fenicio y árabe y se apoya especialmente en el vino y en el aceite. Entre los platos típicos destacan el guisado de calabaza, las gachas, la berza, el ajoblanco y el ajobacalao, que se prepara especialmente en Semana Santa; y el chambao. Tienen fama los maimones, y los famosos mostachones, las tortas de aceite y las batatas asadas.

ARTESANÍA

Es famosa la alfarería de Vélez (botijo veleño, ánforas, cántara veleña, etc.) y artesanos que trabajan la hojalata, la caña y el mimbre, la fragua, la alpargatería, la albardonería y la sillería.

FIESTAS

Son de gran belleza los desfiles procesionales de Semana Santa, en la que se pone de manifiesto la tradición religiosa de los veleños y en los que las diferentes cofradías rivalizan en el preciosismo de los pasos. Entre los días 27 de abril y 3 de mayo, fiesta de la Cruz, que conmemora la toma de la ciudad por Fernando el Católico. Se organiza una verbena en la Cruz del Cordero. El 15 de julio, veladilla del Carmen en la localidad costera de Torre del Mar con la tradicional procesión marítima de la Virgen, a la que acompañan barcas engalanadas para la ocasión, y un castillo de fuegos artificiales. En septiembre, el 27, feria de San Miguel, patrono de Vélez-Málaga, durante la que se celebra la tradicional feria de ganado y verbenas por toda la ciudad durante el día, con asistencia y participación cada año más multitudinaria.

POETAS Y ESCRITORES

Si pródiga es la Axarquía en pintores, no lo es menos en hombres de letras. La relación de poetas y escritores se haría interminable y escapa al objetivo de este trabajo. Sin embargo, el autor no puede solayar que en Vélez nacieron Aben Askar, autor de numerosos libros y de una colección de biografías de celebridades musulmanas malagueñas; Aben Manthur, conocido por el Maestro y el Kadi: Ibn Al Murabí, de gran reputación literaria; Juan Vázquez Rengifo, historiador español del siglo XVII; Francisco de Vedmar, beneficiado magistral y comisario del Santo Oficio de la Inquisición en Vélez-Málaga, vicario de la ciudad y fundador del santuario de la Patrona, la Virgen de los Remedios, de la que fue su primer capellán; Manuel José Benito Anguita y Téllez (fray Rafael de Vélez), nombrado escritor general de provincia y de Indias, obispo de Ceuta, arzobispo de Burgos en 1824 y de Santiago el mismo año. De la extensa relación que incluye en su libro Poetas y escritores de la Axarquía Antonio Segovia Lobillo, en 1904 nació en Vélez-Málaga María Zambrano Alarcón, una mujer singular en el campo de la ciencia, el arte, y la literatura. En el año 1988 le fue otorgado el Premio Miguel de Cervantes, el más alto galardón de las letras españolas. Como colofón, un poeta actual, de nuestros días: Joaquín Lobato Pérez, premio nacional de teatro.

JUAN BREVA Y EL NIÑO DE VÉLEZ

En la historia del cante jondo, Vélez tiene un importante capítulo que llenan, entre otros, Juan Breva (Antonio Ortega Escalona) y el Niño de Vélez (José Beltrán Ortega), que fueron primeras figuras del cante. Es densa la biografía de Juan Breva, Antonio Ortega Escalona. Debe el nombre artístico a su abuelo Juan, vendedor de brevas, que pregonaba con arte su mercancía por las calles de Vélez, lo que derivó en que la gente lo llamase Juan Breva. En los pueblos andaluces estaba entonces muy arraigada la costumbre de prolongar en hijos y nietos el mote con el que era conocido el patriarca de la familia. Juan Breva destacó en los cantes abandolaos, soleares, guajiras y peteneras. Fue cantaor de reyes y tuvo amistad con Alfonso XII. El cantaor veleño nació en el año 1844 y murió en Málaga el 18 de junio de 1918, en su casa de calle Canasteros. El segundo, José Beltrán Ortega, aunque no nació en Vélez sino en Benamargosa en 1906, se manifestó siempre veleño, ciudad en la que recibió sepultura el 26 de diciembre de 1975. Sobre los años 1940-50 obtuvo la Copa de Málaga del Cante. Posteriormente se trasladó a Cornellá, en Barcelona, donde trabajó como ditero y se fundó una peña flamenca que lleva su nombre. El Niño de Vélez era un asiduo a la Peña Juan Breva de Málaga y su nombre ha sido inscrito en la historia del flamenco como creador de la famosa malagueña Caleta y Limonar. Tiene una importante discografía en pizarra y muchos seguidores de su estilo.